Sé Lo Mejor Que Puedes Ser: ¡Tú! - El Viaje de un Coach
570
post-template-default,single,single-post,postid-570,single-format-standard,rad_rapidology,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Sé Lo Mejor Que Puedes Ser: ¡Tú!

Ser auténtico significa tener el valor de ser lo que uno realmente es, es decir, una persona que tiene alineada lo que siente, piensa y hace, que vive de forma íntegra sin perder o negociar sus valores y principios. Michael Kernis y Brian Goldman, los pioneros de la investigación de la autenticidad, comenzaron a estudiar las diferencias individuales de las personalidades más sinceras, y definieron la autenticidad como “el funcionamiento sin trabas de uno mismo verdadero todos los días.”, las personas auténticas viven de forma sincera, sin tomar necesariamente el camino impuesto por la sociedad, las modas y tradiciones, son conscientes de sus cualidades y limitaciones y buscan mejorar cada día.

Parece fácil ser auténtico, pero en realidad puede tornarse complicado establecerse como una persona genuina y real, en un mundo donde todos intentan parecerse a los demás, donde existen tantas reglas impuestas por la sociedad, reglas familiares que muchas veces nos alejan de nuestro verdadero ser.

 

¿Cómo saber que no estamos siendo genuinos?

No estamos siendo genuinos cuando nos sentimos angustiados, frustrados, estresados o simplemente infelices, con momentos de reflexión e introspección podemos verlo; no somos genuinos si:

– Estamos en trabajos o realizamos estudios que no nos apasionan, nuestros sueños y metas son lo más importante.

– Vivimos en relaciones toxicas que en vez de sumar en nuestras vidas, nos restan, nadie merece eso.

– Algo tan simple como cuando aceptamos algo en contra de nuestra verdadera voluntad.

¡Esa es la clave del problema! No somos nosotros mismos por el simple hecho de querer parecernos a los demás, y no tanto por no querer ser auténticos, sino por el temor al rechazo de nuestro verdadero ser, esto lo hacemos porque somos seres sociales, queremos encajar.

¿Pero será posible encajar en la sociedad siendo fiel a ti mismo y lo que quieres?

¡Claro que sí! Las personas genuinas que van en la dirección de lo que quieren son admiradas  por ser decididas y son ejemplos a seguir, generan confianza y por ende, encajan donde sea. Para ser genuinos, tenemos que tener alineados nuestros pensamientos con nuestras acciones, ese es el camino de la honestidad y el amor propio.

Vamos a plantearnos un ejemplo:

Pedro dejó el cigarrillo, está consciente de que fumar le está haciendo un daño a su salud y su rendimiento, tiene 40 días sin fumar, ya no siente necesidad de fumar. Un día se encuentra a un grupo de amigos y lo invitan por unas cervezas, el acepta la invitación, al llegar al sitio le ofrecen un cigarrillo, Pedro tiene dos opciones:

  • 1) Aceptar el cigarrillo.
  • 2) Rechazar el cigarrillo.

De optar por la opción 1, Pedro destruiría el trabajo que tiene haciendo durante 40 días, eventualmente volvería al vicio (quizás más fuerte esta vez),y además le traería un sentimiento de culpa y derrota por no poder cumplir con la meta de abandonar el tabaco, una acción que va en contra de su pensamiento y  de su genuinidad. Todo por sentirse integrado al grupo de amigos, donde todos son fumadores.

Si Pedro elige la opción 2 y rechaza el cigarrillo, gana autoestima, gana el respeto de sus amigos y, por supuesto, la satisfacción de tener la fuerza de voluntad para alinear su pensamiento con su acción y eso es lo que hace a una persona genuina, además de seguir trabajando para mejorar su salud.

Lo anterior fue un ejemplo de cómo vivir en armonía con nuestros pensamientos y acciones. Ahora, no estoy satisfecho con ese simple ejemplo, así que te daré unos consejos o pasos para mantenernos genuinos y reales en nuestras vidas:

1)  No inviertas para parecer, sino para ser.

No inviertas recursos (tiempo, dinero, energías) en parecer alguien que no eres. Es común que haya un etapa de nuestra vida donde hay algún grupo social donde creemos que nos sentiremos aceptados por todos si formamos parte, así que gastamos dinero que quizás ni tenemos para vestirnos como ellos, ir a sitios que quizás ni nos gusten y hasta consumir alcohol y drogas sin estar de acuerdo totalmente, todo esto también implica una inversión emocional para convertirte en la persona que crees que a ellos les gustarías que fueras, una inversión que segramente no te dará frutos, pues las personas falsas se perciben. ¿Sabes qué es mejor que invertir en alguien que no eres? !Invertir en ti! En las cosas que te gustan, en tus aficiones, tu aprendizaje, mejorar tus habilidades, invierte en ti para convertirte cada día en una mejor versión de ti mismo, y todo esto atraerá a gente buena en tu vida.

2) Cuestionar es clave para encontrar TU verdad.

Pregúntate el porqué de las cosas, cuestiona lo que te dice la gente, teniendo cuidado de no convertirte en una persona desconfiada y polémica, claro está. Observa, analiza las creencias de las personas, no tomes ninguna verdad como absoluta, recuerda que la mayoría de las personas vociferan “verdades” que ni ellos mismos comprueban, y allí es donde se generan los chismes, mentiras que se toman como verdades, pero las personas genuinas, como tú que me estás leyendo, tienen un punto de vista más amplio, respetan las opiniones de los demás,y son asertivos al dar o tomar consejos o “verdades” que sumen a su vida, jamás lo contrario.

3) No sigas la corriente, crea una propia.

Va ligado a los dos puntos anteriores, muchas veces terminamos haciendo cosas que no queremos solamente para encajar, caemos en vicios como el tabaco, alcohol y drogas solamente para integrarnos en grupos, vemos las mismas películas que los demás, viajamos a los mismos sitios que todos nuestros conocidos viajan, una persona genuina reflexiona lo que en verdad le gusta, se prepara y las hace, no toma el camino impuesto por la sociedad, hace el suyo y en ese camino encuentra su propósito.

4) Evita a la gente tóxica.

Las personas toxicas son aquellas que te presionan hacer cosas malas, o que te buscan desmotivar cuando quieres cumplir con tus propias metas, insultándote o buscando disminuirte con frases dañinas como “Tú no eres suficiente” o “Eres un fracaso”, mira a las personas a tu alrededor y logra identificar quién, con su simple presencia, te hace sentir mal y elimina a esa persona de tu vida si es necesario. A veces no es tan sencillo, esas personas pueden ser familiares cercanos, puedes probar teniendo una conversación poderosa con tu familiar, pues algunas relaciones tóxicas pueden arreglarse cuando ambos lados son sinceros en sus intenciones y sentimientos, si no percibes nada de esto, despídete. En vez de juntarte con este tipo de personas, júntate con personas que te apoyen en el camino de tus metas, personas genuinas que te respeten y que te ayuden a ser mejor persona.

5) Identifica tus miedos para superarlos.

Una cualidad inherente de una persona genuina es que tiene la capacidad de tomar decisiones, pero no cualquier decisión, decisiones asertivas, aquellas que no van en contra de lo que quieren, así que toma decisiones que te acerquen a lo que quieres, quizás al decidir, aparezcan algunos miedos, entonces, identifícalos y trabaja para superarlos. En el próximo post, desarrollaré el tema de los miedos y cómo usarlos a tu favor, ¡Atent@!

6)  Se autónomo.

Va ligado con todo la esencia de este artículo, ser autónomo es la capacidad de tomar decisiones poe tu propia cuenta, sin pensar en el que dirán, si eres una persona autónoma, intentarás buscar la solución a tus propios problemas, con esto no digo que te vas a aislar, pero tienes claro que eres la persona clave a la hora de resolver tus problemas, nunca alguien más.

7) No tengas como prioridad la aprobación de los demás.

Buscar la aprobación es uno de los peores hábitos que puedes tener, , que en muchos casos nos hace comportarnos en contra de nuestra propia personalidad, sólo para agradar a los demás, y ésto nos aleja de nuestro propio ser. Acepta los halagos, acepta las críticas constructivas que te hagan crecer, pero no tengas como prioridad esta aprobación, porque muchas veces este habito lo tenemos para agradarle principalmente a personas que no les importamos.

¿Sabías que cuando dejas de intentar agradar a la gente es cuando más agradas?.

Así es, solo hay que cumplir la condición de ser respetuoso con los demás y tener una buena actitud.

8) ¡Quiérete a ti mismo!

El último y gran consejo que al final potencia los puntos anteriores: Quiérete y ámate a ti mismo. Debes hallar y aceptar el amor propio para poder ser una persona genuina, date cuenta de que eres una persona con cualidades y habilidades que te hacen alguien único y que viniste con un propósito. Mírate al espejo y ve todo lo bueno que hay en ti, escribe en un papel lo que te hace especial, sonríe, consiéntete.

Mírate de forma positiva, recuérdate cada día eres una persona ganadora, y que si en un momento pierdes el rumbo, tienes la certeza de que lo vas a encontrar al recordar las cosas buenas que tienes en ti, porque te quieres y te valoras. Éste es mejor consejo que te quiero dar para que seas una persona genuina.

Gracias por leer hasta el final este artículo, estaré encantado de leer tus comentarios o aportes, puedes escribirlos en la casilla de abajo.

Estaré publicando semanalmente, ¡Suscríbete para no perderte nada!

Y gracias por pegarte en este viaje de crecimiento conmigo.

Si te ha gustado este artículo, ¡Compártelo con alguien más!

Gracias totales.

Sin comentarios

Publica un comentario

MIS REDES SOCIALES

SÍGUEME EN INSTAGRAM

Suscríbete al newsletter

¡Pégate en este viaje!

Se ha suscrito correctamente.